Quebradora

 

Quebradora de caminos, te escribo.
Sueño de agosto, mayo
                extasiado
te escribo.
Juguete               inquieto              en la vidriera,
animal furtivo, te escribo
y me paseo
por tus pasillos buscando un horario de visita
una excusa idiota,
un lugar donde sentarme a mirar tu pecho suave
o bien
te disparo en la distancia en la noche desesperada,
te recuerdo de pronto
tan pequeña de pronto, como si el tiempo
no nos hubiera jugado
nunca
antes
una mala pasada.
Te escribo y revuelvo tu sangre
-que no es la mía-
y pienso en beberla, en alucinar los ritos
paganos,
en retroceder el tiempo a épocas más indulgentes
donde estas palabras hubiesen
sobrado.
Quebradora de caminos, no te
escribo hoy para ahuyentarte como
 los lobos nocturnos.
Ni para clavarte en una
pizarra con
alfileres de coleccionista.
Te escribo para llamarte
porque tu distancia me aplasta,
                me enmohece la sonrisa.
Porque extraño tus juegos de azar
y tus maniobras planificadas.
                 Quebradora
te escribo
hasta saciarte los ojos.
Quebradora te escribo hasta saciarte la piel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s